Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

viernes, 6 de junio de 2014

HELADO DE FRESA

Por fin... el viernes vinieron todos los niños al cole... es que entre vacunas y enfermedades hemos tenido algunas bajas estos días.
Un poco pringoso resultó
Y por fin nos comimos el rico helado de fresa que habíamos hecho con el batido de fresas que nos había sobrado... Bueno, Liam se tomó un heladito de leche con azúcar que no está mal.
 Y todos disfrutamos de lo lindo, a pesar de que fue un poco "pringosa" la experiencia, porque las poleras eran estrechitas y salía muy mal.
A rebañar se ha dicho
Menos mal que ese día nos tocaba bocadillo y todos teníamos nuestro tupper... que nos sirvió de improvisado plato para dejar el helado.
Rebañaron todo, incluso los que no habían tomado el batido con muchas ganas, ahora convertido en helado... no dejaron ni los restos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario