Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

martes, 17 de junio de 2014

FRUTAS DE VERANO

Con el proyecto de las frutas estamos comiendo mucha fruta de temporada. Muchos niños traen también melón o sandía al colegio el día que toca fruta.
Hoy Concha ha llevado frutas de verano, melocotones, ciruelas, nectarinas... que son frutas carnosas, con un hueso central que es la semilla.
También ha llevado una sandía y un melón, que son grandes, hay que cortarlos para comerlos y sus semillas son unas pequeñas pipitas.
Los niños y niñas que han querido lo han probado... y han repetido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario