Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

jueves, 17 de abril de 2014

SORPRESA DE BELÉN

Bueno… estos chicos de tres años B se nos van a acostumbrar muy mal a los finales de trimestre.
Resulta que Belén, la alumna de prácticas, decidió hacerles un regalito de primavera, y como no había mucha diferencia entre la llegada de esta bonita estación y las vacaciones de Semana Santa, se decidió por un dulce regalo de Pascua.
¿Cómo fue todo?
Pues veréis, el último día de clase se presentó en el cole con un cubo de madera… sí y el cubo estaba lleno de sorpresas.
Dentro del mismo había unos paquetes muy bien envueltos… ¿Qué tendrían estos paquetes?
Siguiendo el orden de las mesas, después de ver la Asamblea de 4º de primaria, que nos gustó mucho, y justo antes del recreo, los niños y niñas de la clase fueron acercándose a Belén a recoger su paquetito… y tras esperar a que todos lo recibieran comenzaron a agitarlo… intentando adivinar que contendría…
Finalmente todos los abrieron y… ahhh… un conejito de Pascua nos regalaba un huevito de chocolate y un corazón y nos deseaba Feliz Primavera.


El regalito fue a las mochilas, para que en casa lo vieran… ya que al ser comestible nadie se hubiera enterado si se lo hubieran comido.


No hay comentarios:

Publicar un comentario