Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

jueves, 26 de diciembre de 2013

EVA NOS DA LAS GRACIAS

Eva me ha escrito estas vacaciones para pedirme que publique esto en el blog. Con este texto quiere darnos las gracias a todas las personas que hemos estado relacionadas con sus prácticas en el cole.

1 comentario:

  1. Que bonito Eva, si los que tenemos que estar agradecidos somos nosotros por la manera en la que te has implicado en todo, los niños te adoran, Alejandra, y seguro que todos te van a echar mucho de menos, suerte en la carrera y en todo lo que hagas y esperamos verte más veces. Le he leído tu carta a Alejandra y ella no acaba de entender que has terminado tus prácticas, te manda un besito y que te diga que te quiere mucho

    ResponderEliminar