Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

sábado, 28 de diciembre de 2013

COGER BIEN EL LÁPIZ

A lo largo del trimestre y en las diferentes tutorías os he comentado a muchas de las familias las dificultades que tienen los niños y las niñas a la hora de coger bien el lápiz y toda la frustración que conlleva el cansarse y no hacerlo bien, por no tener una postura adecuada.
A muchos de vosotros os di esta información en la tutoría, y a los que no se la había dado previamente la han recibido con las notas de la primera evaluación.
Aquí os presento nuevamente una serie de recomendaciones para que con juegos y con buenas posturas nuestros niños y niñas vayan madurando y adquiriendo un mayor control de la psicomotricidad fina. Esta información está recopilada de numerosos blog de Educación Infantil que circulan por Internet, os la pongo aquí para facilitaros el trabajo de tener que buscarla. Gracias a los maestros y maestras que en su momento recopilaron o aportaron esta información.

COGER BIEN EL LÁPIZ

Cuando nuestros pequeños llegan al cole, a menudo cogen el lápiz de forma incorrecta y es muy difícil para los maestros corregirlo.
Aprender a coger el lápiz de forma adecuada es más complicado de lo que parece. Requiere un buen control de la motricidad fina. Los adultos podemos ayudarles a que mejoren dicho control con ejercicios divertidos y sin que se den cuenta.
Si aprenden a coger bien el lápiz tendrán una escritura correcta y adecuada. Es conveniente ayudar y corregir a los niños y niñas, especialmente, a partir de los tres años.
Para conseguirlo necesitamos VUESTRA COLABORACIÓN, fomentando en vuestros hijos e hijas el deseo de hacerlo bien y trabajando con ellos dos aspectos:
   Ø   La postura con la que se sujeta el lápiz: la pinza, que es sujetar el lápiz entre los dedos índice y pulgar (sólo estos dos) y así apoyarlo en el dedo corazón, y
    Ø La fuerza de los dedos.

Ejercicios y pautas que se pueden hacer en casa y que realizamos en el cole:

El juego es muy importante para los niños. Muchas de estas actividades se realizan jugando, y permitirán utilizar algunas habilidades para controlar mejor el lápiz.
Todo ello hará que se fortalezcan los músculos de la mano y los dedos, en definitiva, la musculatura que empleamos para escribir.
- Hacer garabatos libremente. Más adelante practicar dibujando círculos, líneas rectas, horizontales, verticales y oblicuas sobre papel o en una pizarra. Para empezar, utilizaremos hojas grandes sin líneas pidiéndole que escriba de izquierda a derecha. Cuando ya domine el trazo repetiremos el mismo ejercicio utilizando un papel con líneas muy espaciadas entre sí.
- Picar con el punzón, primero por separado sin contornos ni límites y después sobre líneas y espacios delimitados.
- Teclear (pianos de juguete, ordenador...).
- Jugar con pinzas de la ropa (abrirlas usando los dedos pulgar e índice).
- Rasgar a papel y hacer tiras con las manos. Posteriormente bolitas (disminuyendo progresivamente su tamaño).
- Modelar plastilina (hacer bolitas, coger pellizcos…).
- Exprimir esponjas, cuando estamos en la hora el baño.
- Hacer collares ensartando bolas, macarrones…
- Repartir las cartas de una baraja.
- Pasar cuidadosamente las hojas de un libro.
- Manipular objetos pequeños.
- Enroscar y desenroscar las tapas de botes, atornillar y desatornillar.
- Meter los pinchitos de colores por sus agujeros.
- Pintar con pintura de dedos usando el dedo índice.
- Hacer líneas en la arena.
- Pegar gomets, pegatinas pequeñas.
- Recortar con tijeras.
- Subir y bajar cremalleras.
- Abrochar o desabrochar botones.
- Coger con los dos dedos de uno en uno lentejas o garbanzos y meterlos dentro de un bote.
- Comer solos manejando cuchara y tenedor.
- Jugar con construcciones.
- Alinear fichas de dominó.
- Juegos manuales que requieren construcciones de equilibrio con palillos.
- Seguir caminos improvisados con el dedo en el suelo, papel, la pizarra o una mesa.
- Retorcer una cuerda atada por el otro extremo.
- Abrir y cerrar tapones botellas, frascos con tapón de rosca… distintos tamaños.
- Mondar con los dedos una pieza de fruta (plátano, mandarina…).
- Hacer "música" con los dedos apoyados en la mesa, de a uno.
- Hacer mímica con las manos acompañando canciones.
- Apretar con la mano una pequeña pelota.
- Jugar al tenis para mejorar la flexibilidad de la muñeca.

Estas imágenes han sido tomadas en clase mientras los niños y niñas trabajaban. Podéis ver cómo no hay que coger el lápiz, que es justo como lo están haciendo. Se ve claramente que la postura es forzada, por lo que se cansan antes y no obtienen resultados.

NECESITAMOS TENER UNA POSICIÓN ADECUADA DEL CUERPO PARA LA REALIZACIÓN DE LA ESCRITURA

La postura tiene que ser la correcta, sin tensiones en los hombros o los brazos, para ello los sentaremos derechitos en la silla, con la espalda recta y los pies pegados al suelo (cuando sea posible ya que a esta edad…), la mesa no debe ser ni demasiado alta ni demasiado baja. Con la otra mano sujetaremos el papel y comenzaremos a colorear sin salirse, para ello empezamos por los bordes y seguimos siempre la misma dirección: izquierda-derecha o arriba y abajo.
En casa y en el cole intentaremos evitar posturas inadecuadas(os aseguro que no es tarea fácil), tomando correctamente el lápiz y manteniendo el cuerpo y el papel en la posición debida. Necesitamos que mantengan el hombro fijo mientras mueven el codo y la muñeca de la forma adecuada. Además sus ojos deberán seguir lo que vaya haciendo su mano. Muchos niños miran para otro lado y eso les hace repasar el lápiz siempre por la misma zona y no avanzar en su trabajo.
Por lo tanto:
- Nos aseguramos de que el niño se sienta en una silla donde pueda apoyar la espalda.
- La mesa no debe ser ni demasiado alta ni demasiado baja, para evitar tensiones en los hombros o posturas forzadas.
- Tronco recto, ligeramente inclinado hacia adelante, y cabeza en la misma línea del tronco.
- Codos sobre la mesa.
- Pies apoyados en el suelo (a estas edades no siempre es posible).
- Necesita mantener el hombro fijo mientras mueve el codo y la muñeca de la forma adecuada.
- Además sus ojos deberán seguir lo que vaya haciendo su mano.


Este es un pequeño resumen gráfico sobre la importancia de sujetar bien el lápiz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario