Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

miércoles, 18 de diciembre de 2013

FESTIVAL DE NAVIDAD

El miércoles llegó el gran día… Después de tantos ensayos, después de tanto practicar… por fin íbamos a mostrar ante nuestras familias lo bien que nos sabíamos la canción, y lo bien que actuamos.
El salón de actos del cole estaba lleno a rebosar de nuestras familias y de las familias de los otros niños. El precio de la entrada era, de forma simbólica, un donativo para el banco de alimentos.

Todo salió estupendamente… Nuestra primera actuación “oficial”. Si es que somos unos artistas…



1 comentario:

  1. Enhorabuena a esos niños preciosos que han llenado de colores nuestra Navidad. Felices Fiestas a todos

    ResponderEliminar