Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

sábado, 11 de febrero de 2017

SEGUIMOS AVANZANDO EN ABN. UN PASITO MÁS

Durante estas últimas semanas hemos seguido avanzando mucho en ABN, en las dos clases de tres años. Poco a poco vamos ordenando del 1 al 5,
  
relacionamos grafía y cantidad,
  ordenamos del 1 al 10 buscando los vecinos...
nos iniciamos en las descomposiciones y también vamos realizando la retrocuenta.
Ya hemos dado el salto a contar del revés del 10 al 1... Ahora lo que tenemos que conseguir es un cohete que vuele hasta la luna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario