Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

domingo, 4 de octubre de 2015

YA TENEMOS ESTUCHE

A primeros de mes hemos estrenado una nueva manera de trabajar. Vamos a tener el material organizado de forma individual, para que nos acostumbremos a organizarnos bien y a tener bien colocadas nuestras cosas.
En lugar de estuche hemos empleado un tupper que podemos colocar en las rejillas que hay debajo de la mesa.
En cada uno, Concha ha colocado un lápiz, una goma, una caja de ceras, una caja de lápices de colores, una caja de rotuladores, un pegamento, unas tijeras, y un sacapuntas. Así lo tenemos todo junto...
Los tuppers son de los colores de nuestras mesas, y están colocadas nuestras fotos. Así los encontramos rápido.
Estos son los de la mesa amarilla
¡Seguro que aprendemos muy bien!
Por de pronto, hemos recibido esta novedad con mucha ilusión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario