Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

viernes, 9 de octubre de 2015

MÁS DIARIOS DE VERANO

Poco a poco siguen llegando los diarios de verano. Nuestros chicos y chicas nos cuentan entusiasmados lo que hicieron en sus vacaciones y como disfrutaron.
Aquí tenemos a Marina contándonos en la Biblioteca lo bien que se lo ha pasado este verano y a todos los sitios a los que ha ido. Su libro/diario era precioso, con un forma muy original de vestido.
Alicia también nos ha contado sus vacaciones... y seguro que ha disfrutado tanto contándolas como viviéndolas.
Y Carolina también nos ha contado lo que ha hecho en Cuba... y muchas más cosas

No hay comentarios:

Publicar un comentario