Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

lunes, 24 de abril de 2017

SAN JORGE

Este año, por primera vez, la AMPA de nuestro colegio ha participado en el desfile de San Jorge.
Iban doce colegios de la ciudad. El nuestro iba el último, pero iban muy bien. Muy guapos y con una coreografía sensacional.
Gracias a Mónica Bravo por su tesón. Y gracias a todas las familias que participaron. Lo hicieron genial. Seguro que el año próximo más.
A mí me resultó emocionante, cuando los niños y niñas del cole, muchos de ellos de infantil, pero también mayores, incluso algunos ya en el instituto, me llamaron por mi nombre a voz en grito. En ese momento me sentí muy muy feliz.


No hay comentarios:

Publicar un comentario