Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

miércoles, 15 de octubre de 2014

INSECTOS DE PALO

Daniel Elviro nos ha traído al cole unos bichitos muy simpáticos, son instectos de palo. María, su madre, me explicó que le gustaban mucho y que si podría traerlos al colegio algún día.
Ese día ha sido hoy. Todos han disfrutado cuando Daniel les ha explicado cómo son y dónde estaban... porque estaban completamente mimetizados con las ramas que estaban dentro del bote y que les sirven de comida.

¿Lo veis?
Hemos observado que el bote tiene unos orificios en la parte superior... ¡Claro... para que respiren!
¿Os gustan?

Muy interesantes

No hay comentarios:

Publicar un comentario