Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

lunes, 14 de septiembre de 2015

3, 2, 1... 0 EMPEZAMOS

A las 9:00 en punto, todo el patio escolar lleno de niños y niñas, muchos de ellos con sus padres y madres esperaban el sonido del timbre y las tradicionales palabras de bienvenida de sus maestros y maestras.



Al grito de guerra de Javier, el profe de Educación Física, "Hello children"...  y la respuesta de toda la chiquillería "Hello teacher", se hizo el silencio y escuchamos a Ángela Egido, nuestra directora, nos dijo unas palabras de bienvenida... "Que no nos falte la magia, la ilusión, la alegría y las ganas de aprender... Muchos proyectos por hacer, muchas alegrías por compartir. Unidos lograremos todas nuestras metas. Nuestros niños y niñas lo merecen".


Luego todos cantamos la canción creada por nuestro compañero, que además es el secretario del centro, Nacho Silveira... y nos acompañaron los niños y niñas pues esa canción ya estaba circulando en Facebook desde hacía unos días.
En la prensa regional se recogía esa especial bienvenida a toda la Comunidad Educativa, y podéis verla pinchando en el título de la canción.



No hay comentarios:

Publicar un comentario