Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

viernes, 9 de enero de 2015

NUESTRA CASA

Como sabéis, durante el mes de noviembre hemos trabajado en clase "Nuestra casa". Hemos descubierto las dependencias que tienen las casas, y los tipos de casa que hay, así como el tipo de casa en la que vivimos cada uno de nosotros.

Para hacer eso más "cercano", cada familia ha decorado una habitación de una casa, siguiendo diferentes técnicas. También los niños y niñas han traído una foto de cada uno de ellos delante de sus casas.


Por último hemos construido nuestras propias casas, cada mesa la suya y  Pedro el conserje siguiendo las indicaciones de Concha lo ha colocado todo en la pared de la clase.

Además de haber aprendido ha quedado muy bonito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario