Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

martes, 22 de octubre de 2013

LA SONRISA DE DANIELA

La semana pasada, dos mamás del cole, Paty, la mamá de nuestra compañera Abril, y Gema, la mamá de los mellizos de la clase de 5 años, Nacho y Lucía, vinieron a nuestra clase para contarnos y representarnos un cuento de Carmen Gil, ya que los niños y niñas de 3 años no podíamos ir a verla en directo.


Nos representaron el cuento: “La Sonrisa de Daniela”.


Es un libro precioso, lleno de alegría, en el que la sonrisa de una niña simpática y optimista va contagiando a los diferentes animales que se cruzan en su camino. La hipopótamo, el chimpancé, la elefanta, la avestruz y su tortuga y el chacal cambian sus complejos, su mal humor, su vida monótona, su insensibilidad y su carácter guerrero por una nueva actitud ante la vida, con autoestima, cariño, audacia, ternura y simpatía.

Al terminar el cuento, nos explicaron de una forma muy divertida la vida de la autora. Y nos reímos mucho de los dibujos y las ocurrencias de Carmen Gil. (Pinchando en el enlace lo podrás ver: Carmen Gil en verso).

Y por último… las dos mamás sacaron disfraces y más disfraces… Había para todos...

¡¡QUÉ DIVERTIDO FUE!!

2 comentarios:

  1. Enhorabuena y gracias a las mamás que lo hicieron posible, se nota que se lo pasaron de maravilla

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar. Me hubiera gustado saber quien eres.

      Eliminar