Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

sábado, 21 de noviembre de 2015

LOS DERECHOS DE LOS NIÑOS Y LAS NIÑAS

Un año más celebramos esta importante fecha, el 20 de noviembre, el día internacional de los derechos de la Infancia.

En todos estos años hemos visto que los niños y las niñas del mundo tienen derecho a una identidad, a ser protegidos, a una familia que los quiera, a una vivienda, a la educación, a la salud...
En el patio del colegio, al terminar la hora de recreo hemos celebrado esta fecha con todos nuestros compañeros de los otros cursos de infantil...
Hemos cantado la canción de los Derechos, de los Lunnis que nos encanta, y otras canciones más... y mientras sonaba la música, hemos ido poniendo nuestro granito de arena en nuestro árbol.
En tres años han profundizado en el derecho a la familia. En cuatro años ha sido el derecho a una vivienda digna y confortable. En cinco años el derecho a la educación... por eso cada árbol se llenaba de sus símbolos.
En tres años, las manos de los niños. En cuatro años, casas en forma de corazón. En cinco años hemos preparado el árbol de los libros.
Para terminar, Esther, la seño de 3 años A nos ha enseñado a hacer el cohete... y se lo hemos dedicado a todos los niños y niñas del mundo...
Y nos hemos hecho una foto todos juntos, y con Irene...

 

Ha sido genial. Un día para recordar

No hay comentarios:

Publicar un comentario