Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

lunes, 12 de febrero de 2018

HOY VIERNES DE CARNAVAL...

Y llegó el gran día y todos mis niños y niñas vinieron guapísimos disfrazados de los personajes de El mago de OZ
                              Los magos
 Los leones
                                                                              Las Dorothies
 Las brujas del Oeste
                                       Los espantapájaros
Los hombres de hojalata
Todos iban guapísimos, los trajes preciosos... Estas mamás... unas artistas.
Aquí están por mesas.
Mesa azul
Mesa amarilla



Mesa verde

Mesa roja
Más tarde, nos visitaron los duendes de tres años junto con Sandra su maestra
Y nos fuimos a dar una vuelta por el coletio ensayando nuestra canción de Carnaval mientras esperábamos los churros. Por cierto, que bien olía...
Y por fin... llegaron los ricos churros, de los que dimos muy buena cuenta. Algunas mamás de la clase vinieron a repartirlos.
Y llegó el gran momento... nos fuimos a desfilar por el barrio de El Nuevo Cáceres... Cansados pero contentos... lo pasamos genial.
Hoy viernes de Carnaval, todo el mundo va a bailar
Pero tendrán que danzar como mande un capitán.
Duendes, dragones y seres
del mundo del mago de Oz
junto con los superhéroes
dando golpes on the floor
Así golpea, así, así,
así golpea, así, así.
Así golpea, así así...
Así golpean que yo los vi.

No hay comentarios:

Publicar un comentario