Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

martes, 26 de diciembre de 2017

TRADICIONES NAVIDEÑAS

Una tradición navideña es la visita a los belenes.
Como a todos no podemos ir, nos fuimos a ver el Belén de la guardería La Rayuela, donde alguno de los niños había estado escolarizados cuando eran pequeñitos.
Aprovechamos para pasear por el barrio en esta salida para seguir conociendo las tiendas de la ciudad.
En la guardería vimos a los bebés, que siempre nos encantan
 y pudimos jugar en su patio con sus columpios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario