Etiquetas

abejas (17) ABN (23) Aborígenes (9) Actividades (198) Alumnado de Prácticas (32) ampa (3) Animación a la lectura (21) Animales (5) Arte (11) Aula (4) Biblioteca (87) Book Fair (4) Carmen Gil (5) Carnaval (33) Club del "Mellao" (8) Comenzamos (1) Consejos (2) Cuentos (25) Cuentos cumpleaños (5) cumpleaños (23) Derechos de la infancia (7) día de la Amistad (1) Día de la Paz (22) día de las familias (3) Dramatización (3) eclipse solar (1) educación emocional (1) educación en valores (3) Egipto (16) El espacio (4) El mago de OZ (13) el universo (19) Erasmus + (2) Experiplástica (47) Extremadura (7) Familias (79) Fin de curso (15) Geni (1) graduación (2) Gusanos de seda (7) Halloween (23) HORARIO (1) Huerto (3) Información (78) Inglés (5) Invierno (4) Joan Miró (5) Jugamos (2) La casa (4) la prehistoria (4) lectoescritura (1) leer en familia (1) libro viajero (1) Los continentes (14) Maleta (4) Mares y océanos (7) matemáticas. Erasmus+ (1) Miedo (7) Música (6) Navidad (62) Oceanía (15) Otoño (21) Período de Adaptación (3) Poesía (3) Prehistoria (14) Primavera (20) Principio de curso (3) problemas (1) Profesiones (7) Proyecto Documental Integrado (143) proyectos (72) psicomotricidad (2) Queridos Autores (13) recetas (4) reciclaje (1) Salidas (23) School Assembly (28) Semana Cultural (51) Semana del Libro (7) silver dawn fleadh (2) Solidaridad (3) subitización (1) talleres (6) textos (3) universo (19) VACACIONES DE VERANO 2017 (1) Verano (11) Verano 2014 (2) viajes (6) VILLANCICO (2)
Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

viernes, 7 de diciembre de 2018

PLANETARIO DE TRUJILLO

Como colofón a nuestro Proyecto sobre el Universo, hemos realizado una visita al Planetario de Trujillo.
Ha sido una chulísima experiencia. Nos han acompañado bastantes papás y mamás y hemos disfrutado mucho viendo en el techo de una cúpula todo lo que habíamos aprendido en el colegio, sobre constelaciones y el Sistema Solar.
También hemos podido ver en el Conventual San Francisco, donde está el planetario, una exposición de esculturas de hierro y cuadros muy interesantes.
El bocata nos lo hemos comido a los pies de Pizarro, y hemos visto el árbol y el belén que tienen instalado en la Plaza Mayor de Trujillo.
Para terminar, la tía de Daniel de la clase de 5 años A, que es guía turística en Trujillo, nos ha explicado como funcionaba antes la Plaza Mayor y hemos subido casi hasta el Castillo. No había tiempo de nada más. 
El día ha estado formidable, lo hemos pasado genial, y sobre todo, hemos aprendido mucho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario